sábado, 1 de agosto de 2020

PARA NUESTROS VOLUNTARIOS Y VOLUNTARIAS


Estos meses han sido difíciles para todos. Hemos hablado de lo importante que es y sigue siendo poder trabajar con personas que sufren enfermedades como Alzheimer y Párkinson para que no pierdan sus rutinas y capacidades, hemos mencionado lo complicado que ha sido para las familias no tener ayuda para poder cuidar de su madre, padre, marido, mujer, abuelo..., hemos trasmitido lo complicado que ha sido como profesionales trabajar con esta situación, pero aun así lo hemos hecho. Pero no os hemos contado como lo han pasado una de las partes más importantes de nuestra asociación, los voluntarios y voluntarias, ellos también han sufrido estos meses de confinamiento, han sufrido los mismos problemas, situaciones, sensaciones que todos nosotros y aun así han seguido al pie del cañón.

Pero ellos/as, personas solidarias, positivas y comprometidas, gente grande que merece la pena tener cerca, han sabido sacar el lado positivo de las cosas y aprender de todo esto, tal y como dice nuestra voluntaria Elena:

"Estos meses de cuarentena me han servicio para valorar las cosas de realmente importan, como poder ver, besar y abrazar a tu familia y amigos"

O como nuestra voluntaria Pili, que no ha podido salir de su domicilio por ser persona de riesgo, y aunque ha tenido sentimientos encontrados, sobre todo miedo debido a la situación, ha echado de menos a todas las personas que forman parte de la asociación, a las personas usuarias a las que más, y tiene ganas de volver a la rutina.

Estas personas y más, forman parte de nuestro equipo de voluntarios/as, para los cuales solo tenemos palabras de agradecimiento por seguir luchando estos meses tan difíciles. Os echamos de menos y necesitamos, ahora más que nunca vuestra ilusión, vuestra alegría y vuestra fuerza.

Solo queremos desearos a todos/as que paséis un buen verano, aunque sea algo diferente. A la vuelta os esperamos con más ganas y fuerzas, porque ya sabéis que juntos somos más fuertes.

¡Os queremos!

 


domingo, 26 de julio de 2020

VACACIONES Y DEMENCIA




La llegada del verano es signo de vacaciones, la época del año más esperada por todos.

El estrés acumulado a lo largo de todo el año desaparece cuando comenzamos a disfrutar de nuestros días libres y de los cambios de rutinas.

Los enfermos de Alzheimer y otras demencias es precisamente lo que peor llevan: el cambio de rutinas.

Nos esforzamos durante todo el año para que mantengan un ritmo diario que les permita encontrarse seguros, y este ritmo con la llegada del buen tiempo suele verse afectado por múltiples factores.

Por un lado, hay muchas más horas de luz, lo que implica que en general todos nos acostamos más tarde.

Además, el calor puede generar sensación de desasosiego especialmente en aquellos enfermos con dificultades para comunicarse.

En muchas familias, al llegar las vacaciones el cuidador principal delega esas funciones en otra persona de la familia para poder descansar.

Es muy importante en estos casos ir anticipando al enfermo con quién va a estar y los motivos, repitiéndolo las veces que sea necesario para facilitar una sensación de seguridad. En los casos que hacerlo de esta manera genere mucha ansiedad, debemos ser muy cuidadosos a la hora de explicarlo para que no lo interpreten como un abandono.

En el caso de que el enfermo continúe en vacaciones con el cuidador principal y lo que cambie sea el entorno, la forma de proceder será la misma, especialmente si el lugar de vacaciones es un entorno conocido para él como su pueblo.

Podemos orientarle días antes con ayuda de fotos, recuerdos de anécdotas, nombrando a personas conocidas que sabemos van a ver, …

Antes de las vacaciones:

Es importante prestar atención a estos aspectos:
  • Preparar la cantidad necesaria de medicación para tenerla siempre disponible.
  • Llevar con nosotros un informe médico actualizado con las patologías más importantes.
  • Llevar una identificación para el enfermo (tipo medalla, o incluso dispositivo GPS). Esto es recomendable especialmente si vamos a lugares desconocidos o donde haya mucha gente.
  • Meter dentro del equipaje de nuestro familiar algún objeto que lleve siempre consigo o ropa de cama que haya sido lavada con nuestros productos habituales. El olfato nos va a ayudar a generar recuerdos y por tanto puede ser de utilidad para orientar y dar seguridad.
  • Llevar alguna luz testigo (como las que se colocan a los niños para evitar la oscuridad total). Puede servir de guía si se levantan por la noche para ir al baño.

Durante las vacaciones:

Al tener menos obligaciones y por tanto más tiempo libre, es importante  plantearse más tiempo de calidad con la familia.

No hay tanta prisa por hacer las cosas, por lo que es más fácil dedicar tiempo a conversar con nuestro familiar enfermo, ayudarle a hacer algún tipo de actividad, pasear,…

Si compartimos nuestras vacaciones con el resto de la familia es recomendable “delegar” durante pequeños espacios de tiempo el cuidado para poder disfrutar de unos minutos a solas, de un refresco, una conversación con algún amigo o conocido…

En el caso de acudir a un hotel podemos informar al personal del mismo de que vamos acompañados de una persona con unas necesidades especiales. Esto puede ser de ayuda en caso de que en algún momento se desoriente, ya que siempre habrá personal de hotel que le pueda ayudar y avisarnos.

En definitiva, los días en vacaciones son largos, y si nos organizamos bien podremos disfrutar de nuestro familiar y de nuestro tiempo libre, lo que nos hará sentir muy bien con nosotros mismos y permitirá que descansemos como merecemos.

lunes, 20 de julio de 2020

COMUNICACIÓN ASERTIVA




Como bien sabemos se denomina comunicación al proceso de intercambio de información en el que un emisor transmite a un receptor algo a través de un canal esperando que, posteriormente, se produzca una respuesta de dicho receptor, en un contexto determinado.

Pero cuando hablamos de comunicación asertiva, incluimos la actitud de esa comunicación, ya que es la forma en la que una persona expresa sus opiniones desde el respeto hacia el otro, de una forma clara y pausada.

CARACTERÍSTICAS:
La comunicación asertiva es un estilo de comunicación con un inmenso impacto tanto en las relaciones emocionales, os presentamos seis características fundamentales para tener una comunicación asertiva efectiva:
  1. Cuando miramos a nuestro interlocutor estamos mostrando interés y, esta actitud aumenta sustancialmente la confianza y cercanía.
  2. Tener una postura corporal abierta, ya que nuestra comunicación no verbal demuestra interés y sinceridad.
  3. Observar nuestros gestos y aprender a controlarlos, ya que los gestos adecuados nos ayudan a dar énfasis a los mensajes que deseamos reforzar.
  4. Fijarnos en nuestros niveles de voz, ya que al modularla de una manera adecuada somos más convincentes.
  5. Analizar cuánto tiempo escuchamos y cuánto tiempo somos escuchados para aumentar la receptividad y el impacto.
  6. Identificar cuánto, cómo, cuándo y dónde intervenimos, además observar la calidad de nuestras intervenciones en las conversaciones.


TÉCNICAS
Algunas de las técnicas empleadas en el discurso asertivo son:
  • La técnica del disco rayado. Mantenerse firme en tu opinión repitiendo de manera clara nuestro punto de vista.
  • La técnica del banco de niebla o claudicación simulada. Consiste en dar la razón al argumento del interlocutor sin ceder terreno en la defensa de nuestra postura.
  • La técnica del aplazamiento asertivo. Sirve para ganar tiempo y pensar en lo que te piden o cuando el interlocutor ha perdido el control.


CONDUCTAS QUE AYUDAN A UNA COMUNICACIÓN ASERTIVA Y EMPÁTICA
Escuchar de forma activa, implica captar la totalidad del mensaje de nuestro interlocutor. La asertividad, como habilidad comunicativa, facilita el saber decir “no” a nuestro interlocutor ante los mensajes en lo que no estemos de acuerdo sin crear un conflicto.
  • Respuestas mínimas: Basta una palabra para mostrar al interlocutor que se tiene interés en la conversación y nos gustaría que continuase.
  • Reflejo de los sentimientos: Para indicar interés y atención resulta imprescindible reflejar los sentimientos que ha expresado la persona.
  • Solicitud de aclaraciones: Pedir aclaraciones, ayuda a identificar y comprender el significado de las palabras, a la vez que indica al interlocutor que se está tratando de comprender su punto de vista.
  • Repetición de palabras o frases claves: En ocasiones también es útil repetir palabras o frases claves que ha utilizado la persona, en particular si ha expresado varias cuestiones a la vez.
  • Preguntas o afirmaciones con respuesta abierta: Lo que propicia la oportunidad de continuar la conversación.
  • Análisis de soluciones: Es adecuado ayudar al análisis de posibilidades respecto a la solución de los problemas identificados.

La comunicación asertiva nos permite poder entablar una conversación desde un punto de vista colaborativo, donde nuestro interlocutor no se siente un simple receptor de información, sino que también tiene opinión, y esta es respetada.

lunes, 13 de julio de 2020

FIGURAS DE GUARDA: LA TUTELA









Cuando una persona no tiene capacidad de obrar y es incapacitada legalmente por un Juez, tal y como vimos en una entrada anterior, es necesario el establecimiento de una figura que vele por los derechos de la persona incapaz, es decir una figura de guarda.  
Estas figuras son:
  • Patria potestad (rehabilitada o prorrogada), en el caso de menores que alcanzan la mayoría de edad.  
  • Tutela. El tutor suple la capacidad de obrar del incapacitado y es su representante legal y administrador de sus bienes.
  • Curatela. El curador sólo tiene que asistir o complementar la capacidad de obrar del incapacitado que está restringida o limitada.  

En este caso vamos a hablar de la tutela.
Los tutores pueden ser personas físicas o bien personas jurídicas:
Si el tutor es persona física es necesario que se encuentre en el pleno ejercicio de sus derechos civiles y que se dé la "idoneidad para ser tutor", es decir, que no esté incurso en las "causas de inhabilidad" que contempla el Código Civil. Estas son:
Por razón de inmoralidad:
  • Los privados o suspendidos de la patria potestad o de su ejercicio, o de los derechos de guarda y educación, por resolución judicial.
  • Los removidos de una tutela anterior.
  • Los condenados por delito que haga suponer fundadamente que no desempeñara bien la tutela.

Por razón de imposibilidad:
  • Los que estén cumpliendo pena privativa de libertad.
  • Las personas en quienes concurra imposibilidad absoluta de hecho (física o psíquica).

Por razón de desconfianza:
  • Las personas de mala conducta o sin manera de vivir conocida.
  • Los que tuvieran enemistad manifiesta con el incapacitado.
  • Los que tuvieran grave oposición de intereses con el incapacitado.
  • Los quebrados y concursados no rehabilitados (a no ser que la tutela lo sea de sólo la persona y no del patrimonio).

Por prohibición de los progenitores:
  • Los excluidos expresamente por el padre o por la madre en sus disposiciones acerca de la tutela del hijo incapacitado.

Mientras que si el tutor es persona jurídica es requisito que "no tenga finalidad lucrativa" y que tenga por fin "la protección de menores e incapacitados".
En este último caso también se requiere que no existan las personas que establece el Código Civil como "tutores preferentes" o que, existiendo, el Juez prescinda de ellos en beneficio del incapacitado mediante resolución motivada.
Existe un orden de preferencia que se contempla en el Código Civil:


  • El cónyuge que conviva con el tutelado.
  • Los padres.
  • La persona designada por los padres en testamento (o escritura pública).
  • El descendiente, ascendiente o hermano que designe el Juez.

Este orden puede ser alterado por el juez siempre y cuando la decisión beneficie a la persona incapaz.

La tutela se ejercerá por un solo tutor salvo:
  • Cuando por concurrir circunstancias especiales en la persona del tutelado o de su patrimonio, convenga separar como cargos distintos al tutor de la persona y el de los bienes.
  • Cuando la tutela corresponda al padre y a la madre.
  • Si se designa a alguna persona tutor de los hijos de su hermano y se considera conveniente que el cónyuge del tutor ejerza también la tutela.
  • Cuando el Juez nombre tutores a las personas que los padres del tutelado hayan designado en testamento o documento público notarial para ejercer conjuntamente la tutela.




  • Por razones de edad, enfermedad, ocupaciones personales o profesionales, por falta de vínculos de cualquier clase con la persona tutelada o cuando resulte excesivamente gravoso el ejercicio del cargo.
  • Las persona jurídicas podrán excusarse cuando carezcan de los medios suficientes para el ejercicio de la tutela.

El tutor es el representante legal de la persona tutelada y debe actuar siempre en su exclusivo beneficio, buscando el mayor interés y protección de su persona y bienes. La tutela comprende, por tanto, la administración de los bienes del tutelado y la protección personal.
Todo esto se ejerce bajo la vigilancia del Ministerio Fiscal y control judicial, a través de una serie de medidas y obligaciones del tutor.  
  • En el ejercicio de la tutela, el Juez puede establecer las medidas de vigilancia y control que estime oportunas y puede requerir al tutor en cualquier momento información acerca de la situación del incapacitado y el estado de la administración. También puede hacerlo el Fiscal.
  • Además el tutor debe realizar un inventario de bienes de la persona tutelada y rendir cuentas al Juez en diferentes momentos:
  • Anualmente deberá informar al Juez sobre la situación de la persona tutelada y sobre la administración de sus bienes.
  • En cualquier momento que lo exija el Juez o el Fiscal.
  • Al cesar en el ejercicio de la tutela.


Además un tutor puede ser removido de su cargo cuando:
  • Incurran en causa legal de inhabilidad.
  • Se conduzcan mal en el desempeño de la tutela, por incumplimiento de los deberes propios del cargo.
  • O surjan problemas de convivencia graves continuados.

Existen una serie de actos que van a requerir autorización judicial previa para su realización, entre otros están:    
  • Internamiento en un centro
  • Venta, compra, hipoteca de los bienes inmuebles
  • Venta de sus bienes muebles
  • Celebración de ciertos contratos
  • Renunciar a derechos
  • Aceptar una herencia
  • Gastos extraordinarios

El tutor puede recibir una retribución por el ejercicio de su cargo, siempre que el patrimonio de la persona tutelada lo permita y será el Juez el que fije el importe de la misma.
La tutela se extingue:    
  • Por fallecimiento del tutelado.
  • Por resolución judicial que ponga fin a la incapacitación
  • Al dictarse resolución que modifique el grado de la incapacitación y sustituya la tutela por curatela.

Al extinguirse la tutela el tutor debe rendir cuenta general de su administración a la autoridad judicial en el plazo de tres meses. 

jueves, 9 de julio de 2020

PSICOESTIMULACIÓN



El Alzheimer es la demencia más común entre las personas mayores, se trata de una enfermedad crónica y degenerativa que provoca en la persona que la sufre un estado de total dependencia y un gran sufrimiento en toda la unidad familiar.

Los casos de demencia se incrementan de forma exponencial con la edad, siendo previsible una auténtica epidemia a nivel mundial en los próximos años debido al envejecimiento progresivo de la población. En España, se calcula que, en 2050, uno de cada tres españoles tendrá́ más de 65 años. Se calcula que en 2030 la cifra de afectados alcanzaría casi los 600.000 enfermos/as, y en 2050, cerca del millón. Sin embargo, estas cifras probablemente infravaloren la cuantía del problema, ya que un porcentaje no desdeñable de casos quedan sin diagnosticar o no figuran en las estadísticas oficiales.

Actualmente no tiene cura, pero sí tratamientos que ralentizan su evolución manteniendo la autonomía del paciente y retrasando la institucionalización. Múltiples estudios han demostrado que el tratamiento más eficaz es aquél que combina el tratamiento farmacológico con otros no farmacológicos como la psicoestimulación y la psicomotricidad. Son los propios neurólogos y geriatras los que, tras el diagnóstico, derivan a sus pacientes a aquellos recursos que ofrecen tratamiento no farmacológico para poder ofrecer así una intervención completa y eficaz.

No esperes más e infórmate, la estimulación cognitiva es fundamental desde las primeras fases.

lunes, 6 de julio de 2020

PROCESO DE INCAPACITACIÓN




La capacidad de las personas es la aptitud que todos tenemos, por el simple hecho de serlo, para ser titulares de derechos y obligaciones, o sujetos activos o pasivos de relaciones jurídicas.

Hay dos tipos de capacidad, la capacidad jurídica, que se tiene por el hecho de nacer y supone la aptitud para ser titular de derechos y obligaciones, y la capacidad de obrar que supone la aptitud para el ejercicio de esos derechos.

Cuando se produce la incapacitación legal de una persona se produce la privación o restricción de su capacidad de obrar, se trata de una medida de protección de la persona y permite que personas con falta de capacidad puedan actuar a través de sus representantes legales.

La incapacitación solo puede ser declarada por un juez mediante sentencia firme cuando se den las causas establecidas en la ley:
  • Enfermedad o deficiencia de carácter físico o psíquico
  • Persistencia de la enfermedad o deficiencia
  • Que impida a la persona gobernarse por sí misma.

La incapacitación se declara a través de un procedimiento que se inicia en el Juzgado de Primera Instancia del domicilio del presunto incapaz y puede ser iniciado por:
  • El cónyuge o quien se encuentre en una situación de hecho asimilable, los descendientes, y en defecto de éstos los ascendientes o hermanos
  • El Ministerio Fiscal
  • Cualquier persona puede poner en conocimiento del Ministerio Fiscal los hechos que puedan ser determinantes de la incapacitación

El procedimiento será el siguiente:
  • Demanda: escrito en el que se pone en conocimiento del juez la existencia de una persona con presunta falta de capacidad de obrar y se propone un representante legal. Firmada por uno de los legitimados para iniciar el proceso y representado de abogado y procurador.
  • Prueba documental: documentos públicos o privados que acrediten la falta de capacidad.
  • Audiencia de los parientes más próximos
  • Examen por el juez del presunto incapaz
  • Examen por un médico especialista.
  • Sentencia: una vez practicadas las pruebas el juez dictará sentencia en la que se determinará la extensión y límites de la incapacidad y se nombrará un tutor.


La incapacitación puede ser total (para regir su persona y bienes) o parcial (para la administración de sus bienes) o puede definir en la misma cuales son los actos concretos para los que se le incapacita.


jueves, 2 de julio de 2020

¡QUÉ CALOR!


Llegó el verano, llegó el calor.

Es fundamental que nos protejamos del calor extremo y que tengamos especial cuidado con aquellas personas más vulnerables, como las personas mayores, los niños y las personas que presentan alguna enfermedad crónica.

Estos son algunas recomendaciones que no debemos olvidar:

  1. Si vas a salir a pasear o a comprar mejor hacerlo a primera hora de la mañana o a última de la tarde, evitando salir en las horas centrales del día.
  2. Protégete la piel del sol usando crema solar, la cabeza usando un gorro o gorra y los ojos con unas gafas de sol adecuadas.
  3. No olvides la hidratación, bebe mucha agua o líquidos aunque no tengas sed.
  4. La ropa es mejor fresquita, holgada y de tejidos transpirables.
  5. Aliméntate bien, elige comidas ligeras como ensaladas o gazpachos que contribuyen a la hidratación. Evita las comidas abundantes y pesadas.
  6. Si tienes que salir mejor a lugares frescos o a la sombra.

lunes, 22 de junio de 2020

Cuidarse para poder cuidar, higiene postural del cuidador


Se entiende por higiene postural, todas aquellas normas que sirven para evitar los “vicios” posturales adquiridos durante el desarrollo de las actividades de la vida y el trabajo diario. Nos ayuda a transformar las posiciones que aunque nos parezcan más cómodas o descansadas, están afectando de manera negativa a nuestra salud física.

Por ello, es importante siempre mantener buenas posturas para evitar posibles lesiones cuando realizamos transferencias y movilizaciones con nuestro familiar. 

Lo primero que tiene que procurar el cuidador es concienciarse de lo importante que resulta cuidarse a sí mismo, para poder seguir prestando esa ayuda tan necesaria para la persona en situación de dependencia.

Aquí os dejamos unas pautas, que esperamos os sirvan de ayuda:

Consejos para cuidarse usted:

  • Proteja su espalda, utilizando las posturas correctas para movilizar a la persona que ayuda y también, para su día a día.
  • Procúrese un entorno lo mas cómodo posible.
  • Infórmese de los productos de apoyo disponibles para ser usados por usted, y que puedan aliviar su carga física.
  • Analice la situación y adapte sus cuidados a la evolución de la enfermedad.
  • Infórmese de los recursos que existen en su comunidad autónoma para apoyarle.
  • Pida ayuda a familiares, profesionales sanitarios y servicios sociales.
  • No se aísle. Procure mantener sus relaciones sociales fuera del entorno de cuidados.
  • Manténgase en forma. Camine regularmente, haga una tabla de ejercicios, estiramientos, incluso trabaje su estado y agilidad mental.
  • Fórmese. Le vendrá bien que alguien desde fuera le recuerde (aunque ya lo sepa), como tiene que hacer algunas cosas.
  • No se abandone y vigile su salud. Acuda al médico si lo necesita.

Consejos para cuidar mejor:

  • Dele seguridad a su familiar, contándole y explicándole que va a hacer.
  • De tiempo suficiente para realizar la actividad.
  • Adapte el entorno donde presta los cuidados, eliminando mobiliario innecesario o en mal estado.
  • Planifique los movimientos para evitar caídas.
  • Adecue el cambio de cambios posturales a las necesidades de la persona a la que atiende.
  • Mantenga la alineación corporal de la persona dependiente en las movilizaciones y cambios posturales.
  • Favorezca e incentive la actividad de la persona a la que ayuda, permitiéndole colaborar siempre.
  • Proporcione productos de apoyo antes que ayudar, y anímele a que los utilice. Esto le hará más independiente.
  • Preste ayuda cuando realmente lo necesite.
  • Observe cualquier variación diaria y adapte sus cuidados a ello.

Buenas prácticas durante la movilización:

  • Intenta mantener tu piel y la de tu familiar seca para evitar lesiones por fricción.
  • Intenta hacer fuerza con tus piernas y no con la espalda a la hora de levantar o movilizar a la persona dependiente. Para ello, separa los pies, para tener una mayor base de apoyo y pisa con toda la planta del pie y no de puntillas.
  • Mantén a la persona dependiente cerca del cuerpo, sin extender en exceso los brazos.
  • Realiza los giros sobre tus piernas y no sobre el abdomen y espalda.
  • Evita la inclinación de tronco hacia delante con extensión de rodillas, ya que esta postura resulta muy perjudicial para la espalda.

viernes, 12 de junio de 2020

ACTIVIDAD Y DEPENDENCIA



A lo largo de la vida de las personas, y a consecuencia del propio proceso de envejecimiento nuestra capacidad para realizar las actividades cotidianas se ve dificultada.
Estas dificultades son normales y se producen a consecuencia de procesos propios de la vejez como pueden ser:
  • Déficit visual y auditiva
  • Dificultad en la movilidad
  • Dolor
  • Incontinencia
  • Cansancio
  • Etc.
Si a todo esto le sumamos la aparición de alguna enfermedad (demencia, Parkinson, cáncer, etc.) las dificultades van a ser mucho mayores, y en muchos casos dan lugar al abandono de las actividades pudiendo generar a largo plazo problemas serios de dependencia.

Por todo esto, es importante ver dónde aparecen las dificultades e intentar minimizarlas.

¿Y eso cómo se hace? Muy fácil, adaptando las actividades de forma que la persona las pueda realizar, si no de forma completa, al menos colaborando en gran parte de ellas.

Algunos consejos que se pueden aplicar son:

En el caso de personas que presentan deterioro cognitivo:
  • Dividir las tareas en pasos muy pequeños que ellos sepan comprender (por ejemplo coge la esponja, frota el brazo, …). Utilizaremos frases cortas y muy concretas que eviten que se pierdan en medio de una orden. Repetiremos la orden si es necesario.
  • Si vemos que aún así les cuesta realizar la actividad, podemos ayudarles haciendo nosotros la tarea para que la imiten. En caso de que tampoco sean capaces, seremos nosotros quienes guiaremos el inicio del movimiento para que luego continúen solos.
  • Generar una rutina de actividades que con el tiempo ellos puedan comprender, lo que hará que estén más centrados en las actividades.
Si existen problemas motores:
  • Los problemas de movilidad pueden ser de muchos tipos y en cada persona afectan de diferente manera.
  • La primera regla es hacer las tareas de forma segura, por lo que si es necesario  se realizarán sentado.
  • Hay personas que tras un pequeño calentamiento sienten que su cuerpo responde mejor, por lo que podemos aprovechar ese calentamiento como inicio de la actividad para conseguir una mejor realización de las tareas.
  • Si aparece cansancio, haremos pequeñas pausas para recuperarnos y después continuar.
  • Muy importante (incluso de manera general) es organizar la tarea que vamos a hacer, dejando a mano lo que necesitemos para evitar movimientos innecesarios que cuestan mucho trabajo y conllevan un gasto de energía.
Lo comentado hasta ahora no son más que pequeños consejos generales útiles para todo el mundo.

Es muy importante contar con la ayuda de otras personas, pero más importante aún es ser consciente de que “ayudar” no es “hacerlo por ti”, ya que muchas veces confundir esto puede generar una dependencia innecesaria.

Y para terminar, es interesante conocer que actualmente en el mercado existen muchos productos que nos ayudan a tener una vida más fácil. Son lo que se llaman productos de apoyo, y como su propio nombre indica nos ayudan a solventar esa pequeña tarea que se nos resiste (como ponernos las medias, calzarnos, controlar el temblor,…). Pueden adquirirse en establecimientos como ortopedias y tienen la ventaja de que siempre un profesional podrá guiarnos sobre cuál es el producto más adecuado a nuestras necesidades.

martes, 9 de junio de 2020

ESTIMULACIÓN SENSORIAL




Cuando hablamos de estimulación sensorial, nos estamos refiriendo a la entrada de información del entorno al sistema nervioso a través de los sentidos, que posteriormente se usará para elaborar sensaciones y percepciones. Esto conforma el primer elemento sobre el que se construye cualquier aprendizaje y desarrollo tanto a nivel cognitivo (funciones cognitivas básicas y avanzadas) como a nivel físico y motor. 

La adquisición o captación de estímulos es el inicio del proceso de memoria, donde la atención y percepción juegan el papel principal. Posteriormente, la información almacenada se utilizará para operar y razonar. 

Gracias a los sentidos, y explorando el entorno mediante el movimiento (acción y experimentación), se produce el proceso de asimilación y acomodación, que permite la construcción de aprendizajes y la comprensión del mundo que nos rodea. Este proceso tiene lugar de forma natural en todas las personas desde el nacimiento. 

Si nuestra actuación se dirige a favorecer el desarrollo sensorial, no sólo estaremos ampliando el conjunto de estímulos recibidos, sino que estaremos facilitando la interacción con el entorno y el mundo cognitivo. 

El beneficio principal de la estimulación sensorial es que es un proceso activo, ya que el paciente o usuario percibe, y para percibir, el cerebro debe analizar, con lo cual hay activación cerebral. 

La evidencia científica pone de manifiesto que los efectos más significativos de la estimulación sensorial en personas con demencia de moderada a severa son:
  • Mayor disfrute e iniciativa
  • Disminución de la conducta apática, rebelde y agresiva
  • Menor nivel de tristeza, de aburrimiento y de la conducta depresiva 
  • Aumento de la sensación de felicidad y satisfacción 
  • Incremento de las reacciones al habla y la respuesta al discurso 
La terapia sensorial continuada en el tiempo se relaciona también con la mejora de la conducta adaptativa, pues favorece los niveles de atención y promueve la sensibilidad hacia el entorno. 

Los objetivos de la estimulación sensorial son: 
  • Utilizar la información recibida del medio a través de diferentes sentidos (“despertar sensorial” a partir de la propia experiencia sensorial). 
  • Desarrollar la intencionalidad comunicativa para expresar sus sentimientos, deseos, necesidades, etc., y crear respuestas en su entorno que los satisfagan. 
  • Hacerles partícipes del mayor número de vivencias posibles de su entorno. 
  • Conocer el método más adecuado para comunicarnos con el usuario. 
  • Que interactúe con su medio, de acuerdo a sus posibilidades con respecto a su ritmo y estilo de aprendizaje. 
Evaluación: 
  • Si EVITA un estímulo, querrá decir que es hipersensible o hiperreactivo. 
  • Si BUSCA un estímulo, querrá decir que es hiposensible o hiporreactivo. 
  • Si TOLERA un estímulo, vamos por buen camino. 
  • Si se muestra NEUTRAL, puede ser que presente bajo registro sensorial y por ello no muestra reacción frente a ese estimulo, porque no siente el estímulo o la sensación está tan disminuida que no le genera una reacción. Por tanto esta área necesitara de mayor estimulación. 
Objetivos por sistema sensorial: 
  • Olfativo: responder ante olores agradables. 
  • Auditivo: variar los movimientos como reacción a un sonido. 
  • Táctil o propioceptivo: reaccionar ante estímulos táctiles o de posición. 
  • Visual: reaccionar ante estímulos luminosos, fijando la mirada en el estímulo, o realizando un seguimiento visual del estímulo. 
Procedimiento general para una sesión de estimulación sensorial: 
  • Se comenzará con la preparación de la habitación o lugar donde se vaya a llevar a cabo, para conseguir un ambiente propicio. En este caso bastará con un rincón de casa donde haya tranquilidad, luz tenue o incluso oscuridad si además disponemos de luces de colores. 
  • Cada sesión se acompañará de música agradable o evocadora de momentos vividos, de un tono de voz calmado de la persona que lo vaya a realizar y de gestos pausados durante la práctica. 
  • Lo recomendable, es seguir una misma rutina, para diferenciar y marcar al usuario las diferentes partes de la sesión. Usaremos siempre la misma canción para la parte inicial o bienvenida, otra canción para el grueso y desarrollo de la sesión, y una última canción (siempre la misma) para la parte del cierre de la sesión. 
  • En cada sesión se puede realizar una actividad diferente para estimular cada uno de los sentidos de manera prioritaria, aunque la integración sensorial es siempre global, es decir, si se está haciendo masaje también va acompañado de música e incluso de otros elementos que producen estímulos lumínicos por ejemplo. 
  • Las sesiones deben tener una duración no menos de 20 minutos, al menos, dos veces en semana. 
Tras esta introducción vamos a explicar cómo, de manera sencilla y con elementos que tenemos por casa, podemos realizar sesiones de estimulación sensorial a nuestros mayores. Y Como hemos explicado anteriormente, siempre deberemos fijarnos en la respuesta ante el estímulo: 

Estimulación táctil y propioceptiva: 
  • Si el usuario tiene la capacidad, se le ofrecen diferentes materiales para que toque y manipule, como plastilina, arena, arroz, garbanzos, otros materiales de mayor tamaño, etc., además de otros materiales con diferentes texturas como un peluche, un estropajo suave, algodón, un cepillo, una toalla, etc. 
  • Si el usuario tiene un gran deterior cognitivo y/o físico, será estimulado por una tercera persona, mediante el uso también, de los materiales anteriormente nombrados. Se podrá focalizar el contacto en una zona sensible, como por ejemplo, la palma de la mano, colocando nuestro dedo para que al sentir el contacto físico, cierre la mano (respuesta ante el estímulo). 
  • Además se podrán realizar estímulos por contactos físicos de persona a persona, mediante caricias y suaves masajes con cremas o y aceites con aromas agradables. 
  • Se podrán usar diferentes tejidos, de diferentes materiales para envolver las diferentes partes del cuerpo, por ejemplo, una tela vaquera, una tela tipo saco, una tela suave y fina. 
  • Se podrá utilizar un secador o un abanico para hacerle sentir el aire en las diferentes partes del cuerpo. 
  • Se puede colocar peso en partes de su cuerpo, como mantas, botellas o bolsas rellenas de diferentes materiales para hacer que pesen. 
  • Todo esto se realizara por las diferentes partes del cuerpo, cabeza, cara y cuello, espalda, pecho, brazos y manos, piernas y pies 
  • Además será llevado a cabo en diferentes sesiones, siguiendo una progresión y seguimiento de las reacciones ante los diferentes estímulos, que nos proporcionaran información para saber cómo continuar. 
Estimulación auditiva:
  • Utilizar elementos que emitan sonidos o música, como sonajeros, botellas rellenas de diferentes materiales, un aparato de música, etc. 
  • Aplaudir y hacer que el usuario repita la acción y el sonido. 
  • Utilizar el rollo de papel higiénico como altavoz para hablar por él. 
  • Imitar sonidos de diferentes animales. 
  • Recuerda siempre observar las reacciones del usuario ante los diferentes estímulos. 
Estimulación visual: 
  • Utilizar elementos de colores vivos que sean fácilmente identificables. 
  • Realizar juegos con espejos o utilizar platos de aluminio en donde se vea reflejado y vea reflejado otros elementos. 
  • Jugar con luces o juegos luminosos que capten su atención. 
  • Utilizar mantas o sabanas para tapar diferentes materiales o juguetes para que el usuario los busque. 
  • Observaremos las reacciones ante estos estímulos y en función de ellos iremos adaptándolos para realizar una progresión en las sesiones. 
Estimulación olfativa: 
  • Exponer al usuario a los objetos de cada día como puede ser la colonia, las cremas, el jabón de manos o el desodorante. Además se puede jugar a comparar esos olores, cual es más o menos fuerte, más o menos ácido, más o menos dulce, etc. 
  • Utilizar esencias con diferentes aromas, incluso asociar los olores a cada estación del año. Una vez asociados jugar a reconocer cada uno de ellos. 
  • Presentar los olores de los platos de comida preparados para que los reconozca.
  • Observaremos las reacciones ante cada estímulo. 
Estimulación gustativa: 
  • Manchar con sabores alrededor de la boca para que deba quitarlo con la lengua. 
  • Utilizar alimentos con distintas texturas. 
  • Dar al usuario a probar alimentos salados, dulces y agrios y observar su reacción. 
  • Instaurar un ritual a la hora de presentar los alimentos. Abrir el paquete de chocolate, sentir el papel aluminio que los envuelve. Oler el chocolate y tocarlo para potenciar el placer de comerlo. 
Esto son solo algunos ejemplos de estimulación con diferentes elementos, que fácilmente podemos tener en casa, pero puedes utilizar todos aquellos que se te ocurran o tengas a tu alcance.