jueves, 9 de julio de 2020

PSICOESTIMULACIÓN



El Alzheimer es la demencia más común entre las personas mayores, se trata de una enfermedad crónica y degenerativa que provoca en la persona que la sufre un estado de total dependencia y un gran sufrimiento en toda la unidad familiar.

Los casos de demencia se incrementan de forma exponencial con la edad, siendo previsible una auténtica epidemia a nivel mundial en los próximos años debido al envejecimiento progresivo de la población. En España, se calcula que, en 2050, uno de cada tres españoles tendrá́ más de 65 años. Se calcula que en 2030 la cifra de afectados alcanzaría casi los 600.000 enfermos/as, y en 2050, cerca del millón. Sin embargo, estas cifras probablemente infravaloren la cuantía del problema, ya que un porcentaje no desdeñable de casos quedan sin diagnosticar o no figuran en las estadísticas oficiales.

Actualmente no tiene cura, pero sí tratamientos que ralentizan su evolución manteniendo la autonomía del paciente y retrasando la institucionalización. Múltiples estudios han demostrado que el tratamiento más eficaz es aquél que combina el tratamiento farmacológico con otros no farmacológicos como la psicoestimulación y la psicomotricidad. Son los propios neurólogos y geriatras los que, tras el diagnóstico, derivan a sus pacientes a aquellos recursos que ofrecen tratamiento no farmacológico para poder ofrecer así una intervención completa y eficaz.

No esperes más e infórmate, la estimulación cognitiva es fundamental desde las primeras fases.

lunes, 6 de julio de 2020

PROCESO DE INCAPACITACIÓN




La capacidad de las personas es la aptitud que todos tenemos, por el simple hecho de serlo, para ser titulares de derechos y obligaciones, o sujetos activos o pasivos de relaciones jurídicas.

Hay dos tipos de capacidad, la capacidad jurídica, que se tiene por el hecho de nacer y supone la aptitud para ser titular de derechos y obligaciones, y la capacidad de obrar que supone la aptitud para el ejercicio de esos derechos.

Cuando se produce la incapacitación legal de una persona se produce la privación o restricción de su capacidad de obrar, se trata de una medida de protección de la persona y permite que personas con falta de capacidad puedan actuar a través de sus representantes legales.

La incapacitación solo puede ser declarada por un juez mediante sentencia firme cuando se den las causas establecidas en la ley:
  • Enfermedad o deficiencia de carácter físico o psíquico
  • Persistencia de la enfermedad o deficiencia
  • Que impida a la persona gobernarse por sí misma.

La incapacitación se declara a través de un procedimiento que se inicia en el Juzgado de Primera Instancia del domicilio del presunto incapaz y puede ser iniciado por:
  • El cónyuge o quien se encuentre en una situación de hecho asimilable, los descendientes, y en defecto de éstos los ascendientes o hermanos
  • El Ministerio Fiscal
  • Cualquier persona puede poner en conocimiento del Ministerio Fiscal los hechos que puedan ser determinantes de la incapacitación

El procedimiento será el siguiente:
  • Demanda: escrito en el que se pone en conocimiento del juez la existencia de una persona con presunta falta de capacidad de obrar y se propone un representante legal. Firmada por uno de los legitimados para iniciar el proceso y representado de abogado y procurador.
  • Prueba documental: documentos públicos o privados que acrediten la falta de capacidad.
  • Audiencia de los parientes más próximos
  • Examen por el juez del presunto incapaz
  • Examen por un médico especialista.
  • Sentencia: una vez practicadas las pruebas el juez dictará sentencia en la que se determinará la extensión y límites de la incapacidad y se nombrará un tutor.


La incapacitación puede ser total (para regir su persona y bienes) o parcial (para la administración de sus bienes) o puede definir en la misma cuales son los actos concretos para los que se le incapacita.


jueves, 2 de julio de 2020

¡QUÉ CALOR!


Llegó el verano, llegó el calor.

Es fundamental que nos protejamos del calor extremo y que tengamos especial cuidado con aquellas personas más vulnerables, como las personas mayores, los niños y las personas que presentan alguna enfermedad crónica.

Estos son algunas recomendaciones que no debemos olvidar:

  1. Si vas a salir a pasear o a comprar mejor hacerlo a primera hora de la mañana o a última de la tarde, evitando salir en las horas centrales del día.
  2. Protégete la piel del sol usando crema solar, la cabeza usando un gorro o gorra y los ojos con unas gafas de sol adecuadas.
  3. No olvides la hidratación, bebe mucha agua o líquidos aunque no tengas sed.
  4. La ropa es mejor fresquita, holgada y de tejidos transpirables.
  5. Aliméntate bien, elige comidas ligeras como ensaladas o gazpachos que contribuyen a la hidratación. Evita las comidas abundantes y pesadas.
  6. Si tienes que salir mejor a lugares frescos o a la sombra.