sábado, 1 de agosto de 2020

PARA NUESTROS VOLUNTARIOS Y VOLUNTARIAS


Estos meses han sido difíciles para todos. Hemos hablado de lo importante que es y sigue siendo poder trabajar con personas que sufren enfermedades como Alzheimer y Párkinson para que no pierdan sus rutinas y capacidades, hemos mencionado lo complicado que ha sido para las familias no tener ayuda para poder cuidar de su madre, padre, marido, mujer, abuelo..., hemos trasmitido lo complicado que ha sido como profesionales trabajar con esta situación, pero aun así lo hemos hecho. Pero no os hemos contado como lo han pasado una de las partes más importantes de nuestra asociación, los voluntarios y voluntarias, ellos también han sufrido estos meses de confinamiento, han sufrido los mismos problemas, situaciones, sensaciones que todos nosotros y aun así han seguido al pie del cañón.

Pero ellos/as, personas solidarias, positivas y comprometidas, gente grande que merece la pena tener cerca, han sabido sacar el lado positivo de las cosas y aprender de todo esto, tal y como dice nuestra voluntaria Elena:

"Estos meses de cuarentena me han servicio para valorar las cosas de realmente importan, como poder ver, besar y abrazar a tu familia y amigos"

O como nuestra voluntaria Pili, que no ha podido salir de su domicilio por ser persona de riesgo, y aunque ha tenido sentimientos encontrados, sobre todo miedo debido a la situación, ha echado de menos a todas las personas que forman parte de la asociación, a las personas usuarias a las que más, y tiene ganas de volver a la rutina.

Estas personas y más, forman parte de nuestro equipo de voluntarios/as, para los cuales solo tenemos palabras de agradecimiento por seguir luchando estos meses tan difíciles. Os echamos de menos y necesitamos, ahora más que nunca vuestra ilusión, vuestra alegría y vuestra fuerza.

Solo queremos desearos a todos/as que paséis un buen verano, aunque sea algo diferente. A la vuelta os esperamos con más ganas y fuerzas, porque ya sabéis que juntos somos más fuertes.

¡Os queremos!

 


domingo, 26 de julio de 2020

VACACIONES Y DEMENCIA




La llegada del verano es signo de vacaciones, la época del año más esperada por todos.

El estrés acumulado a lo largo de todo el año desaparece cuando comenzamos a disfrutar de nuestros días libres y de los cambios de rutinas.

Los enfermos de Alzheimer y otras demencias es precisamente lo que peor llevan: el cambio de rutinas.

Nos esforzamos durante todo el año para que mantengan un ritmo diario que les permita encontrarse seguros, y este ritmo con la llegada del buen tiempo suele verse afectado por múltiples factores.

Por un lado, hay muchas más horas de luz, lo que implica que en general todos nos acostamos más tarde.

Además, el calor puede generar sensación de desasosiego especialmente en aquellos enfermos con dificultades para comunicarse.

En muchas familias, al llegar las vacaciones el cuidador principal delega esas funciones en otra persona de la familia para poder descansar.

Es muy importante en estos casos ir anticipando al enfermo con quién va a estar y los motivos, repitiéndolo las veces que sea necesario para facilitar una sensación de seguridad. En los casos que hacerlo de esta manera genere mucha ansiedad, debemos ser muy cuidadosos a la hora de explicarlo para que no lo interpreten como un abandono.

En el caso de que el enfermo continúe en vacaciones con el cuidador principal y lo que cambie sea el entorno, la forma de proceder será la misma, especialmente si el lugar de vacaciones es un entorno conocido para él como su pueblo.

Podemos orientarle días antes con ayuda de fotos, recuerdos de anécdotas, nombrando a personas conocidas que sabemos van a ver, …

Antes de las vacaciones:

Es importante prestar atención a estos aspectos:
  • Preparar la cantidad necesaria de medicación para tenerla siempre disponible.
  • Llevar con nosotros un informe médico actualizado con las patologías más importantes.
  • Llevar una identificación para el enfermo (tipo medalla, o incluso dispositivo GPS). Esto es recomendable especialmente si vamos a lugares desconocidos o donde haya mucha gente.
  • Meter dentro del equipaje de nuestro familiar algún objeto que lleve siempre consigo o ropa de cama que haya sido lavada con nuestros productos habituales. El olfato nos va a ayudar a generar recuerdos y por tanto puede ser de utilidad para orientar y dar seguridad.
  • Llevar alguna luz testigo (como las que se colocan a los niños para evitar la oscuridad total). Puede servir de guía si se levantan por la noche para ir al baño.

Durante las vacaciones:

Al tener menos obligaciones y por tanto más tiempo libre, es importante  plantearse más tiempo de calidad con la familia.

No hay tanta prisa por hacer las cosas, por lo que es más fácil dedicar tiempo a conversar con nuestro familiar enfermo, ayudarle a hacer algún tipo de actividad, pasear,…

Si compartimos nuestras vacaciones con el resto de la familia es recomendable “delegar” durante pequeños espacios de tiempo el cuidado para poder disfrutar de unos minutos a solas, de un refresco, una conversación con algún amigo o conocido…

En el caso de acudir a un hotel podemos informar al personal del mismo de que vamos acompañados de una persona con unas necesidades especiales. Esto puede ser de ayuda en caso de que en algún momento se desoriente, ya que siempre habrá personal de hotel que le pueda ayudar y avisarnos.

En definitiva, los días en vacaciones son largos, y si nos organizamos bien podremos disfrutar de nuestro familiar y de nuestro tiempo libre, lo que nos hará sentir muy bien con nosotros mismos y permitirá que descansemos como merecemos.

lunes, 20 de julio de 2020

COMUNICACIÓN ASERTIVA




Como bien sabemos se denomina comunicación al proceso de intercambio de información en el que un emisor transmite a un receptor algo a través de un canal esperando que, posteriormente, se produzca una respuesta de dicho receptor, en un contexto determinado.

Pero cuando hablamos de comunicación asertiva, incluimos la actitud de esa comunicación, ya que es la forma en la que una persona expresa sus opiniones desde el respeto hacia el otro, de una forma clara y pausada.

CARACTERÍSTICAS:
La comunicación asertiva es un estilo de comunicación con un inmenso impacto tanto en las relaciones emocionales, os presentamos seis características fundamentales para tener una comunicación asertiva efectiva:
  1. Cuando miramos a nuestro interlocutor estamos mostrando interés y, esta actitud aumenta sustancialmente la confianza y cercanía.
  2. Tener una postura corporal abierta, ya que nuestra comunicación no verbal demuestra interés y sinceridad.
  3. Observar nuestros gestos y aprender a controlarlos, ya que los gestos adecuados nos ayudan a dar énfasis a los mensajes que deseamos reforzar.
  4. Fijarnos en nuestros niveles de voz, ya que al modularla de una manera adecuada somos más convincentes.
  5. Analizar cuánto tiempo escuchamos y cuánto tiempo somos escuchados para aumentar la receptividad y el impacto.
  6. Identificar cuánto, cómo, cuándo y dónde intervenimos, además observar la calidad de nuestras intervenciones en las conversaciones.


TÉCNICAS
Algunas de las técnicas empleadas en el discurso asertivo son:
  • La técnica del disco rayado. Mantenerse firme en tu opinión repitiendo de manera clara nuestro punto de vista.
  • La técnica del banco de niebla o claudicación simulada. Consiste en dar la razón al argumento del interlocutor sin ceder terreno en la defensa de nuestra postura.
  • La técnica del aplazamiento asertivo. Sirve para ganar tiempo y pensar en lo que te piden o cuando el interlocutor ha perdido el control.


CONDUCTAS QUE AYUDAN A UNA COMUNICACIÓN ASERTIVA Y EMPÁTICA
Escuchar de forma activa, implica captar la totalidad del mensaje de nuestro interlocutor. La asertividad, como habilidad comunicativa, facilita el saber decir “no” a nuestro interlocutor ante los mensajes en lo que no estemos de acuerdo sin crear un conflicto.
  • Respuestas mínimas: Basta una palabra para mostrar al interlocutor que se tiene interés en la conversación y nos gustaría que continuase.
  • Reflejo de los sentimientos: Para indicar interés y atención resulta imprescindible reflejar los sentimientos que ha expresado la persona.
  • Solicitud de aclaraciones: Pedir aclaraciones, ayuda a identificar y comprender el significado de las palabras, a la vez que indica al interlocutor que se está tratando de comprender su punto de vista.
  • Repetición de palabras o frases claves: En ocasiones también es útil repetir palabras o frases claves que ha utilizado la persona, en particular si ha expresado varias cuestiones a la vez.
  • Preguntas o afirmaciones con respuesta abierta: Lo que propicia la oportunidad de continuar la conversación.
  • Análisis de soluciones: Es adecuado ayudar al análisis de posibilidades respecto a la solución de los problemas identificados.

La comunicación asertiva nos permite poder entablar una conversación desde un punto de vista colaborativo, donde nuestro interlocutor no se siente un simple receptor de información, sino que también tiene opinión, y esta es respetada.