martes, 27 de octubre de 2020

Día Mundial de la Terapia Ocupacional



La terapia ocupacional es una profesión que se ocupa de la promoción de la salud y del bienestar. Sus profesionales se encargan de capacitar a las personas para mantener su independencia y autonomía en las actividades de su vida diaria, superando aquellos procesos que provocaron sus dificultades o bien enseñándoles a adaptarse, a través de estrategias que faciliten y mejoren la convivencia con ellas.

Solo hay que fijarse en las palabras que utilizamos: capacitar, autonomía, independencia, adaptación; para darnos cuenta de que es una profesión preciosa, centrada en las personas, en la que sus capacidades y no sus limitaciones, son el punto de partida y la base de toda intervención. La fuerza y el impulso de lo que podemos hacer, de lo que somos capaces.

Lo aprendemos cada día con el trabajo constante de nuestra terapeuta ocupacional, Tamara. Ella se encarga del tratamiento cognitivo y funcional de personas afectadas por las enfermedades de Alzheimer y Parkinson, trabajando con ellos/as a través de la estimulación cognitiva, la reeducación y rehabilitación funcional, el asesoramiento sobre productos de apoyo y adaptaciones del hogar, el asesoramiento familiar…

Ella nos descubre todas aquellas capacidades en las que no nos habíamos fijado, cambiando la mirada hacía nuestras fortalezas y aptitudes.

Este es nuestro pequeño homenaje en el Día Mundial de la Terapia Ocupacional. Gracias por tu trabajo y esfuerzo, por tu implicación y compromiso, gracias por formar parte de nuestra familia.

viernes, 11 de septiembre de 2020

TRABAJO EN EQUIPO

 


Como ya sabemos, la Enfermedad de Alzheimer es la forma de demencia más frecuente. De inicio insidioso y evolución gradual, que se caracteriza por una afectación de múltiples funciones neurocognitivas y motoras.

En la actualidad, no existe ningún tratamiento que logre curar o revertir la enfermedad, pero si, disponemos de tratamientos que tratan de ralentizar su avance, controlar sus síntomas y mejorar en la medida de lo posible, la calidad de vida de la persona afectada.

Nos enfrentamos a una patología, que no sólo afecta a la persona que la sufre, sino también, y de manera muy significativa, a la familia, la cual va a tener que ir afrontando el deterioro de la persona y su progresiva necesidad de ayuda a medida que ésta avanza.

Por todo ello, es necesaria una intervención integral, que abarque todas las áreas y dimensiones de la persona y la de sus familias, desde el inicio de la enfermedad hasta las últimas fases.

Es aquí, donde radica la importancia de una atención multidisciplinar, cuyos profesionales trabajen de una manera coordinada, integrada e interconectada, en torno a un plan de atención individualizado, con objetivos comunes y compartidos.

En el artículo de hoy, quiero hacer mención y aportarle su debida importancia a lo que, durante siempre, pero especialmente en los últimos meses, ha cobrado especial sentido, el TRABAJO EN EQUIPO.

Trabajadoras sociales, terapeuta ocupacional, psicóloga, fisioterapeutas y auxiliar de enfermería. Todos ellos trabajan día a día, cara a cara, con la persona afectada y con sus familias, y no iba a ser menos ante esta situación.

Tuvimos que reinventarnos, imaginar, planificar, desarrollar diferentes estrategias y técnicas de trabajo que nos permitieran seguir adelante, adaptándonos a las circunstancias. Nos pusimos a ello, con incertidumbre pero también con esperanza e ilusión, y las llevamos a cabo utilizando medios, poco usuales en nuestras profesiones, pero esperando cumplir todos nuestros objetivos, y sobre todo, intentado cubrir todas esas necesidades tan importantes para nuestras familias.

Con todo ello, hemos logrado llegar a septiembre, mes del Alzheimer, un mes para reinvindicar, para luchar con más fuerza si cabe, un mes solidario y muy especial para nosotros, y por fin, reabrir nuestras puertas, retomando nuestra actividad presencial, aun con más ganas.

Así que especialmente en esta ocasión, solo decir, GRACIAS EQUIPO.

lunes, 31 de agosto de 2020

¡VOLVEMOS!


Preparados para la vuelta, con las mismas ganas y el mismo entusiasmo de siempre, con los nervios en el estómago que nos provocan las ganas de hacerlo lo mejor posible, las ganas de ayudar y acompañar a las personas afectadas por Alzheimer y Parkinson y a sus familias, en este camino tan duro.

Pero estamos preparados, contamos con mascarillas, pantallas, gel, espacio suficiente para mantener la distancia de seguridad y un Plan de Contingencia en el que recogemos todas y cada una de las medidas que vamos a llevar a cabo. 

Estamos preparados para continuar, porque hay que seguir adelante y avanzar, los tratamientos no pueden parar, el Alzheimer y el Parkinson no paran y nosotros tampoco. La falta de psicoestimulación y actividad física ya han pasado factura y muchas personas se han visto afectadas, disminuyendo su autonomía, aumentando las alteraciones de conducta, empeorando su capacidad de comunicación, de orientación y un largo etcétera.

Seguiremos luchando y ofreciendo servicios y actividades para personas afectadas por Alzheimer y Parkinson y adaptándonos a las circunstancias que surjan.